Las venganzas del tiempo: de Sexy a Marido

Sexy duerme sin ropa ni interiores. Marido se mete en la cama con soquetes marrones. Sexy usa boxer de lycra. Marido elige boxer de tela y medias de toalla. Sexy tiene siempre calor. Marido arrima cola a la estufa para ponerse en acción. Sexy indexa la previa con chat hot. Marido avisa “hoy nos toca, mi amor”. Sexy necesita una ayudita para acordarse de tu cumpleaños. Marido también. Sexy piropea lo justo. Marido relojea a la vecina de enfrente y luego te comenta.

Sexy cocina wok de vegetales y te invita a cenar a la casa. Marido te llama al trabajo para saber qué hay de comer en casa. Sexy te lleva a escuchar jazz jueves a la noche. Marido huye con la barra a la pizzería para armar despiole. Sexy revisa Twitter en su smartphone y postea Instagram Stories. Marido confunde Instagram Stories con un documental de National Geographic. Sexy sabe bailar o se mueve como si supiera. Marido salta de la silla sólo para carnaval carioca si toca. Sexy propone ir a bicicletear domingo a la mañana por Reserva Ecológica. Marido te lleva temprano a lo de la mamá para que los ayudes con los ravioles de ricota.

Sexy sale a correr o entrena tres veces por semana. Marido hace flexiones en el balcón, cuando se acuerda y si le dan ganas. Sexy cae de sorpresa a buscarte por la oficina. Marido te pide que lo busques a él y llegues bien vestida. Sexy no habla de sus conquistas pasadas. Marido detalla delante de tus amigas, con sus ex sus grandes hazañas. Sexy se tira a la pileta de cabeza. Marido se tira bomba splash y se terminó la juerga. Sexy no sabe cambiar una lamparita. Marido te hace instalación eléctrica completa. Sexy te regala lencería alta gama. Marido te regala licuadora de batalla. Sexy mira Netflix. Marido sólo política en la cama. Sexy no es para toda la vida. Marido tampoco.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *